Bulldog Francés

De La Monarquía le da la bienvenida a una experiencia más significativa y no es simplemente tener una mascota, sino acercarnos a través de la historia al cuido y al amor de las razas. Al igual que nuestro nombre, las monarquías de los siglos pasados cuidaban, protegían y amaban estas razas tanto por sus características físicas como de comportamiento. Nuestro objetivo es una crianza responsable y amorosa para que continúe esa misma línea en sus manos y de su familia.

El bulldog francés es fácil de reconocer por sus grandes orejas de murciélago. Se trata de un perro pequeño de cara plana que posee un pelaje corto y brillante atigrado, parcheado o leonado. El bulldog francés alcanza aproximadamente los 27 – 34,5 cm. Los machos adultos pesan 12,5 kg y las hembras adultas 11 kg.

Imagen1
Imagen2

Características

Principales características del Bulldog Francés
Tamaño: pequeño.
Altura: 27 a 33 centímetros.
Peso: machos hasta 12.5 kg y las hembras hasta 11 kg.
Pelaje: corto y suave.
Color: combinaciones de blanco, beige o crema, gris o negro
Energía: media.
Ocupaciones: agilidad y obediencia.
Temperamento: bonachón, juguetón e inteligente.
Esperanza de vida: 10 a 12 años.

Personalidad del Bulldog Francés
El bulldog francés es una raza brillante, cariñosa y encantadora. No ladra mucho, pero es un excelente perro guardián. No necesita mucho ejercicio y se lleva bien con otros animales. Su adaptabilidad y nivel de actividad los hace ideales para vivir en un departamento.

Historia

El origen bulldog francés se remonta a la década de 1850. Sus inicios están en Inglaterra, con el bulldog inglés, descendiente de las razas de tipo mastiff. El bulldog inglés era popular en Inglaterra hacia el siglo XVIII Los aficionados al bulldog inglés comenzaron a diversificarse con el objetivo de crear perros más rápidos y ágiles, un grupo cruzó los suyos con algunas de las razas de terrier, y estos perros acabaron por ser el bull terrier y el staffordshire bull terrier. Es decir, hay numerosas razas que descienden del bulldog inglés.

Estos cruces de bull y terrier eran ideales para las peleas entre perros y la popularidad de este entretenimiento continuó creciendo, a pesar de que era ilegal. Un grupo de aficionados que no estaban interesados en las peleas de perros, comenzó a criar un bulldog de pequeño tamaño que pesaba un mínimo de 7,3 kg pero no más de 11,8. No solo existía una gran diferencia de pesos entre estos perros, sino que también diferían en su conformación. Algunos ejemplares tenían las orejas tiesas, otros tenían el dorso largo o eran de patas largas, y algunos tenían la cara chata o el hocico largo. Pero estos cruces tuvieron poco apoyo entre los criadores ingleses de bulldog inglés. Pero a la clase obrera de Inglaterra sí le gustaban estos pequeños perros y los acogieron. Estos pequeños bulldog acabaron por llamarse bulldog miniatura.

Cuando la revolución industrial avanzó en Inglaterra, los artesanos se llevaron consigo sus habilidades y sus perros a Francia, donde pudieron seguir desempeñando sus oficios. Los criadores ingleses de bulldog inglés se mostraron felices de que los bulldog de pequeño tamaño se fueran del país, y antes de que pasara mucho tiempo esta raza casi se extinguió en las Islas Británicas. Hacia finales del siglo XIX, el bulldog francés era lo suficientemente popular en Francia y fue exportado de vuelta a Inglaterra. Durante esta época, los franceses redactaron el primer estándar para la raza, que se parece mucho al actual. Cuando los estadounidenses ricos viajaban a París a finales del siglo XIX, se enamoraban de este pequeño perro que no habían visto como éstos en EE.UU. Pronto fueron exportados a EE.UU.

Desde entonces numerosos criadores y expertos en la raza han ido presentando sus ejemplares en numerosos certámenes caninos y el bulldog francés no ha parado de expandirse por todo el mundo. Hoy en día podemos encontrar muchos criadores de bulldog francés, pero es importante buscar un buen criador. No solo en Inglaterra, Francia y EE.UU. sino prácticamente en cualquier lugar del mundo. Los criadores han ido evolucionando en los cruces, perfeccionando la raza, además de ofreciendo cada vez más colores. Es una de las razas más demandadas, y que cada vez está más de moda.

Salud del Bulldog Francés

Su cara plana lo hace propenso a tener problemas respiratorios y alergias. El bulldog francés también suele desarrollar ojo seco, cataratas y glaucoma, así como alergias cutáneas y trastornos de la piel autoinmunes.  

Ejercicio del Bulldog Francés

Este perro no necesita mucho ejercicio en comparación con otras razas: aproximadamente una hora de ejercicio al día es suficiente. Asegúrate de protegerlo del calor, ya que por su cara plana es propenso a sufrir golpes de calor o insuficiencia respiratoria si hace ejercicio en horas de mayor calor. En verano, sácale a hacer ejercicio por la mañana temprano o a última hora de la tarde.

Aseo del Bulldog Francés

Su pelaje corto, brillante y ceñido al cuerpo necesita una atención mínima: será más que suficiente con un cepillado semanal. Sin embargo, las arrugas de la cara y las orejas han de limpiarse con regularidad, ya que son propensas a presentar complicaciones y necesitan revisiones y atención frecuentes.

Alimentación del Bulldog Francés

Como el bulldog francés es pequeño y de cuerpo robusto, debes buscar alimentos formulados para razas pequeñas, así se mantendrá en un peso ideal. Considera que el alimento contenga DHA para la salud de su cerebro y visión. Para los cachorros, elige un alimento con antioxidantes que fortalezca su sistema inmunológico en desarrollo durante su primer año de vida.  

Mejores nombres para un Bulldog Francés

Si acabas de adoptar a un Bulldog Francés o estás pensando en hacerlo, te recomendamos elegir un nombre corto, que tenga 3 sílabas como máximo y que sea fácil de memorizar para tu perro.

Para tener más detalles y ejemplares de nuestra raza, tenemos una página dedicada a ellos.

Carrito de compra
Ir arriba