Sphynx

De La Monarquía le da la bienvenida a una experiencia más significativa y no es simplemente tener una mascota, sino acercarnos a través de la historia al cuido y al amor de las razas. Al igual que nuestro nombre, las monarquías de los siglos pasados cuidaban, protegían y amaban estas razas tanto por sus características físicas como de comportamiento. Nuestro objetivo es una crianza responsable y amorosa para que continúe esa misma línea en sus manos y de su familia.

Para conocer un poco más dejamos la siguiente reseña: El Sphynx de cuerpo entero conocido por su pelaje sin pelo, el gato Sphynx adora la atención y la atrae allá donde va. Están disponibles en una gran variedad de colores y patrones y se entretendrán a sí mismos y a sus humanos durante horas con su personalidad inquisitiva, inteligente y extremadamente amistosa. Los Sphynx son leales y dedicados a sus dueños y son compañeros muy cariñosos para todos. Descubra más sobre esta raza y si un Sphynx es adecuado para usted y su familia.

Historia

Los orígenes del Sphynx se remontan a Ontario, Canadá. No es el clima que cabría esperar para esta raza sin pelo. Los primeros intentos de criar gatos Sphynx comenzaron en 1966, cuando una gata blanca y negra dio a luz a un gatito sin pelo llamado Prune, debido a la piel sin pelo arrugada. Prune se cruzó con otros gatos en un intento de crear más gatitos sin pelo. Como la falta de pelo es un gen recesivo, algunos de los gatitos resultantes de esta unión tenían pelo, mientras que otros no. A estos gatitos se les llamó gatos sin pelo canadienses, a los que algunas personas denominaron gatos Sphynx, debido a sus similitudes físicas con una antigua escultura felina egipcia llamada Esfinge. Los criadores siguieron criando gatos sin pelo con gatos con pelo, como el Devon Rex, hasta que se creó una raza fuerte del Sphynx a finales de los años 70. La TICA reconoce esta raza desde hace más de 20 años y ahora hay varios miles de Sphynx registrados en el mundo.

Algunas de sus características más importantes son:

Temperamento: Cariñoso, extrovertido, dependiente.
Rango de altura/peso: Gato de tamaño medio que pesa entre 6 y 12 libras.
Gatitos: 4-6 libras cuando están listos para irse a un nuevo hogar a las 16 semanas.
Hembras adultas: 7-10 libras.
Machos adultos: 8-14 libras.
Colores: La raza Sphynx está disponible en una variedad de colores y patrones.
Esperanza de vida: más de 15 años.

¿Cómo se llama el Sphynx? Sí, lo ha adivinado. Reciben su nombre de la Esfinge, el famoso monumento egipcio que representa a la mítica criatura con cabeza de humano y cuerpo de león.
En realidad, los gatos Sphynx no son calvos ni ásperos al tacto como podría parecer su arrugado exterior. Quienes acarician un Sphynx saben que en realidad no carecen de pelo. Están cubiertos de una fina capa de pelusa que tiene un tacto suave y parecido al de la gamuza. Y aunque el Sphynx de color nude puede ser el que está más acostumbrado a ver, los gatos Sphynx vienen en una variedad de colores y patrones, incluyendo el atigrado.

Los gatos Sphynx no son hipoalergénicos. Muchas personas quieren tener un gato Sphynx porque creen que su falta de pelaje los hace hipoalergénicos. Sin embargo, eso no es cierto. El alérgeno más común de los gatos es una proteína llamada Fel D1 que se segrega a través de la saliva y la piel, y es tan natural para un Sphynx como para un gato doméstico de pelo corto.

Los gatos Sphynx son excelentes gatos de terapia. Dejando atrás a los perros, la naturaleza extrovertida y excesivamente afectuosa de los Sphynx los convierte en un gran candidato para la terapia asistida con animales. Ofrecerse como voluntario con su gato como equipo de terapia es una forma gratificante de marcar la diferencia en la vida de los pacientes del hospital, los residentes de las residencias de ancianos e incluso los vecinos que ya no tienen tanta movilidad. El comportamiento amistoso, paciente, confiado y gentil del Sphynx trae felicidad y comodidad a aquellos que lo necesitan.

El Sphynx es una de las pocas razas sin pelo. De aspecto llamativo y distintivo, no carecen totalmente de pelo. Un fino plumón cubre la piel de la mayoría de los gatos Sphynx, dándole una textura parecida a la gamuza. El pelo claro suele ser visible en la nariz y en la parte posterior de las orejas.

Son una raza curiosa, inteligente y extremadamente amistosa. Cálidos y suaves al tacto, los Sphynx suelen dormir con sus dueños bajo las sábanas. El término “gato faldero de velcro” se utiliza a menudo para describir su deseo de estar con sus dueños todo el tiempo.
A los Sphynx les encanta saludar a todas las personas que visitan la casa, y la mayoría se lleva bien con los perros, los niños y otros animales domésticos. Son leales y dedicados a sus dueños y son compañeros muy cariñosos para todos.

Nivel de actividad:

Los Sphynx son gatos despiertos, ágiles y muy activos. Sus animadas payasadas son una fuente constante de entretenimiento para sus dueños, que se refieren a ellos como si fueran “duendes”.

Los gatitos y los adultos jóvenes son bastante juguetones y tontos y se entretienen durante horas. Sus largos y diestros dedos los convierten en expertos en abrir puertas, armarios y cualquier otra cosa que despierte su curiosidad. Se sabe que juegan a buscar y perseguir.

Los Sphynx maduros son extremadamente cariñosos y se sienten igual de contentos acurrucados en sus brazos durante horas, que jugando con niños y otros animales. Son gatos familiares hasta la médula, ya que comparten un inmenso amor con todos los miembros de la familia, tanto animales como humanos.

Cuidado de los Sphynx:

A pesar de su aparente falta de pelo, es importante acicalar a un Sphynx regularmente. La mayoría de los criadores entrenan a sus gatitos para que acepten un aseo regular, por lo que no es necesario un aseo profesional.

Los gatos Sphynx deben ser bañados regularmente, sin embargo, uno de los mayores conceptos erróneos de la raza es que deben ser lavados semanalmente. Un baño excesivo puede alterar el equilibrio natural del PH de la piel, provocando una producción excesiva de sebo para autorregularse. Un baño con un champú natural y suave cada pocos meses para eliminar la acumulación de aceites corporales es suficiente para mantener la piel sana y los muebles limpios.

También hay que tener un cuidado especial para protegerlos de las quemaduras solares y de los daños en la piel, así como de las bajas temperaturas.

Como cualquier gato, el Sphynx también necesita que le corten las uñas semanalmente, que le limpien los ojos y que le cuiden los dientes. Sus orejas carecen de pelo, por lo que la cera acumulada debe limpiarse suavemente cada semana. Cepille sus dientes con un dentífrico para mascotas para conseguir una buena salud general y un aliento fresco.

Alimentación:

Debido a su elevado metabolismo, la alimentación de alta calidad es muy importante. Tienen un gran apetito y una ingesta calórica diaria superior a la de un gato de pelo medio. Al ser tan exigentes con la comida, es importante vigilar siempre su peso, pero tenga en cuenta que esta raza no es delicada. Su vientre redondo y su cuerpo en forma de pera son parte de su encanto. Aliméntelos de dos a tres veces al día en un horario regular y, como en el caso de todos los gatos, es importante darles agua fresca y limpia a diario para que no duden en beber.

Salud:

Los gatos Sphynx son, por lo general, una raza muy robusta y saludable pero, como todos los gatos, corren el riesgo de padecer la enfermedad cardíaca más común, la miocardiopatía hipertrófica. Se trata de una enfermedad genética que puede provocar un fallo cardíaco y la muerte, por lo que es de suma importancia que los criadores realicen un cribado diligente para detectar esta enfermedad mediante un ecocardiograma (ecografía cardíaca) realizado por un cardiólogo veterinario. Dado que la HCM no siempre aparece en los primeros años de vida, es importante que los propietarios de las mascotas también realicen un cribado proactivo de esta enfermedad.

Para tener más detalles y ejemplares de nuestra raza, tenemos una página dedicada a ellos.

Carrito de compra
Ir arriba